dimarts, 23 d’abril de 2013

Hoy Día del Libro.

Como decía Saramago, el Nobel portugués, leer es bueno para la salud. Añadía: "Todo el mundo me dice que tengo que hacer ejercicio. Que es bueno para mi salud. Pero nunca he escuchado a nadie que le diga a un deportista: tienes que leer."
Hoy se conmemora a nivel mundial el Día internacional para fomentar la lectura, la industria editorial y la protección de la propiedad intelectual por medio del derecho de autor. Lo promulgó la Unesco y se celebra desde 1996. Se hace coincidir con la supuestas fechas de fallecimiento de Cervantes y Shakespeare.

Curiosamente fue un valenciano, Vicente Clavel Andrés, escritor y editor quien como vicepresidente de la Cámara Oficial del Libro en Barcelona propuso crear la celebración en 1923. En 1926 un Real Decreto de Alfonso XIII instauró oficialmente la «Fiesta del Libro Español» con la finalidad de «dedicar este día a enaltecer y difundir el libro, básicamente con el aliciente de su venta en la calle, con el descuento del 10%, y ofreciendo protección oficial y económica a la creación de bibliotecas populares».

1 comentarios:

ggrau ha dit...

Quiero compartir desde Colombia un artículo de opinión aparecido hoy martes, Día del Libro, en un diario local. Precisamente, aquí se celebra hoy también el Día del Idioma. Extraigo algunas frases a partir del artículo que trata de un libro universal, de un autor no menos universal.

El enlace al diario La Opinión para verlo completo es el siguiente: http://www.laopinion.com.co/demo/index.php?option=com_content&task=view&id=418565&Itemid=62

¿Sanchos o quijotes?
El culpable de este dilema fue Miguel de Cervantes Saavedra, a quien le dio por inventar la historia de dos hombres contrapuestos: El uno, alto y flaco; el otro, bajito y barrigón. El primero, medio loco; el segundo, medio cuerdo. El uno, caballero en escuálido rocín; el otro, borriquero en asno lento. Soñador, don Quijote. Muy realista, Sancho. Peleador, el uno; apaciguador el otro. Buscapleitos, el de la Mancha; mediador, el escudero.

Pero ambos se complementaban. Sancho Panza le llevaba la cuerda a su jefe. Y don Quijote le daba lecciones de vida a Sancho. Se peleaban y se amistaban. Cada uno sabía que el otro andaba equivocado, pero ambos se las arreglaban para pasarla lo mejor que pudieran.
......
.......
Ahora el asunto es: ¿Qué es mejor? ¿Ser quijote amargado, peleador y buscapleitos o ser sancho pacifista, resignado a su suerte? Ahí les dejo ese "trompo en l’uña", hoy Día del Idioma, en que se conmemora la muerte de dos grandes de la literatura universal, William Shakespeare y Miguel de Cervantes Saavedra.

Publica un comentari a l'entrada

Danos tu opinión. Evita hacerlo como Anónimo y pon tu nombre. Pero conserva las mínimas reglas de respeto y educación. Informaciones que afecten a la intimidad de las personas serán retenidas y/o retiradas. Plataforma no se hace responsable de las opiniones emitidas.
Gracias por colaborar y participar.